LOS NUEVOS 28

Sí amigas los 30 son los nuevos 28, a dos años de llegar a la treintena y ya me han incorporado al club. Dos años pueden dar para mucho: puede haber 12 convocatorias de elecciones más, Leticia Sabater se puede reconstruir su Himen, puedes haberte pasado ya el Pokemon Go, Alba Carrillo se puede haber casado de nuevo y… divorciado también. Pero a mí ya me han quitado mi carnet de MegaTrix para mandarme VISA NEGOCIOS (me verán filón de la nueva Koplovitz).

Todo lo que me rodea me lleva a los 30: mis padres ayudan a esto cuando para hacer más graves mis problemas saben dar el dato sus amigos de los 30 porque así caerán en un estado de pánico piedoso; mis tías y abuela colaboran en la causa comparando lo que tuvieron con 30 y mis escasas posesiones y logros, si yo tengo la cartilla del supermercado con más sellos que Fórum Filatelia ellas tenían el libro de familia de los Breidy. Las pequeñas de la familia tampoco se quedan cortas bueno o sí, porque cuando hago mi donación de ropa para ellas alucinan que mis pantalones cortos tapen cacho, así que pasan directamente a cortar hasta que sea una buena braga vaquera. Así que directamente dicen que visto como si tuviera 30 desde mis 15.

Saliendo del círculo de confianza entrs al círculo de vicio y lo que era mi ocio cotidiano ahora cuando nos juntamos todos los amig@s me siento como en Bola de Dragón cuando se juntaban todas las bolas. Físicamente mi cuerpo ya se acerca a la treintena, los botellones son la cosa más incómoda del mundo, los huesos empiezan a atrofiarse como para hacer un Forrest Gump en caso de escapada, la barriga barra mozzarella me confirma que la pasión de la birra se la debo dejar a Mario Vaquerizo. Moralmente también he cambiado, de repente el Estatuto de los trabajadores se lo aplico a las chinas de las latas de cerve y piensas en su jornada laboral y sí te dice 2,50€ de cerveza entiendes que te está dando la lata en hora extra. Ya las resacas pasan de ser un mal despertar a un día de curro en el infierno. Y ese lunes infernal te llenas la mesa de la oficina de futuros e “inminentes” plan Detox. Empiezo a entrar en la fase que si cuentas que has estado 3 días de fiesta no eres la crack sino la amiga que necesita intervención. Si te haces un Cambiamé Express eres una especie de Britney Spears. Sino hablas de Rosa Clará o de Bugaboo es porque eres Ellen Degeneres.

El mundo de la belleza también es cómplice del Brexit que ha hecho la veintena conmigo. Vas a comprarte maquillaje y ya te sacan que si antiarrugas, contorno de ojos, serum y ofertas en tratamientos de belleza que nada tiene que ver con el kit adolescente. El mundo editorial de las revistas ayuda a la entrada de los 30 poniendo looks de ejecutivas agresivas como si tu personal shopper fuera María Teresa Campos.

No sé cómo serán los 30 pero cuando se dice lo de “el tiempo dirá” espero que el tiempo no haya ido a la escuela de Risto Mejide y me deje temblando.

amo

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *