MALAS, DAÑINAS Y PROTAGONISTAS

Lo primero que vamos a aclarar, es que no vamos a hablar de alguna amiga maricamala que todos tenemos. Eso lo dejamos para otro artículo. El tema que nos ocupa en estos momentos es hacer un homenaje a esos personajes que, en nuestros muchos años de experiencia pegados frente a la pantalla de la televisión, nos han descubierto un mundo inmenso de personajes malvados. Pero no nos referimos a Mila Ximénez, no, estamos hablando de personajes de ficción en series españolas. Tampoco os confundáis, no vamos a hablar de series malas en los últimos años, ya que tendríamos que escribir otro artículo que tendría más continuaciones que la saga de Harry Potter… ¿Quién no recuerda “Vida loca” de Toni Cantó? O la flamante “Las aventuras del Capitán Alatriste” de Telecinco? O aquella serie de Antena 3 que cada vez que se menciona su nombre muere un bailarín: “Bienvenidos al Lolita”… muchos seguimos en tratamiento psicológico después de ver el primer episodio.

Por eso nos vamos a centrar en esos personajes que, ya sea por su maldad o por la identificación que sentíamos con ellos, les seguiremos recordando por muchos años más.

En primer lugar tenemos a la mala por excelencia. Esa mujer que incluso teniendo dos nombres, sentíamos temor al escuchar cualquiera de ellos. Sí amigos, nos referimos a la malvada Victoria Castellanos/Virginia Palazón de “Motivos personales”. Fue el primer gran éxito del género en nuestro país en la que Natalia Nadal (Lydia Bosch) se las tenía que ingeniar para descubrir con malas artes, quien era el asesino de la secretaria de su marido, y quién le había inculpado del crimen y asesinado posteriormente en la cárcel. El papel de mala malísima recayó sobre Marta Calvó y en tan solo una temporada, consiguió que los espectadores desconfiásemos de nuestros amigos, ya que si tu enemigo ha estado 13 episodios ayudándote a encontrar al asesino y resulta que el asesino es ella… apaga y vámonos. Una vuelta de tuerca que no dejó indiferente a nadie y se comentó hasta en el “Corrillo de la Campos”.

captura-de-pantalla-2016-10-27-a-las-16-31-38

Otra ficción pionera fue “Herederos” (Cuarzo Producciones) para TVE. En este caso la gran Concha Velasco, encarnó a la perfección a la matriarca de una familia vinculada al mundo del arte y de los toros. Debemos destacar que a diferencia del resto de ficciones, siempre había una buena y una mala, pero en este caso, ambos papeles recaían sobre la misma persona: Carmen Orozco. Este personaje fue un antes y un después en el papel protagonista femenino del actual siglo. Una mujer conocedora de las infidelidades de su marido y controladora de la prensa y de su familia. Carmen Orozco protegió a sus hijos y a sus amigos, ayudó económicamente a sus allegados pero también chantajeó, amenazó y no le tembló el pulso para devolverle a sus enemigos todo el daño que le habían hecho. Llegó a matar para vengar la muerte de su hija y todos aplaudimos ese hecho e incluso le perdonamos. Finalmente y enfrentándose a una condena por el crimen, consiguió escapar de la justicia. Carmen Orozco podría ser el personaje más controlador y poderoso que haya pasado por nuestra ficción.

No podíamos olvidarnos de otra ficción que marcó un antes y un después en la llamada “época dorada” de nuestra ficción en los últimos años, y es el caso de “Sin identidad” (Diagonal TV) para Antena 3. La serie que le dio reconocimiento y respeto a Megan Montaner, la convirtió en una niña robada que al enterarse, puso patas arriba toda su familia, sacando a la luz los secretos más oscuros. María, que así se llamaba la protagonista, traicionada por su familia y amigos, acabó la primera temporada en una prisión china condenada por asesinato. La estética y el control de las líneas narrativas (ya que la serie se movía en tres tiempos diferentes) fueron demasiado para nuestra joven ficción y no consiguió la audiencia esperada aunque sí obtuvo el reconocimiento del público. En la segunda temporada, la protagonista volvió  para vengarse de todo el que había hecho que su vida se fuese al traste. Poco a poco consiguió su objetivo, pero perdió en el camino a muchos de sus aliados. Lleno de giros, cambios de escenarios y unos brillantes secundarios, hicieron que los espectadores de “Sin identidad” pidiesen una tercera temporada, pero hay ocasiones en las que es mejor poner un punto y final a tiempo.

captura-de-pantalla-2016-10-27-a-las-16-33-01

Lo mismo ocurrió con “Vis a vis”, una serie pionera en el mundo de las cárceles que supuso una auténtica revolución por sus giros dramáticos, sus personajes llenos de matices y con un peligro constante dentro de la prisión más famosa de la televisión española: Cruz del Sur. Los espectadores hemos ido descubriendo como la protagonista, Macarena (Maggie Civantos), ha dejado de ser una sencilla y enamorada empleada, a toda una potencial delincuente dentro de la prisión. Hemos visto como ha robado, mentido, amenazado y hasta ahogado a una de sus compañeras de celda. Cruz del Sur ha sacado lo mejor y lo peor de cada personaje, ya que cuando parecía que alguien era simple y hasta tan naif como Alba Carrillo, en el siguiente episodio te dabas cuenta de que realmente se parecía más a Luis Rollán o Steisy.

Queremos felicitar a la productora de “Vis a vis” (Globomedia) por ese avance en el cambio de rol en los personajes protagonistas, pero también queremos recordar que desde hace años en España, como ya hemos mencionado, hemos vivido cómo la protagonista no era todo lo buena, dulce y delicada que nos tenían acostumbrados otras ficciones y que un personaje bueno o malo, lleno de matices, es mucho más atractivo para un público que cada día está más acostumbrado a series de ficción y no a desayunos familiares excesivamente edulcorados.

Esperemos que en las futuras series que se estrenen en nuestro país, se mime más el delicado producto, se tenga en cuenta este tipo de personajes y que se apueste por ficciones más cuidadas y exigentes y no volvamos a sufrir nuevamente un “Bienvenidos al Lolita”. Ficción de calidad, ya.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *