CHENOA EN CHÁNDAL Y OTROS LOOKS HORTERAS QUE NOS DEJÓ OT1

 

¿Se asombrarán los chicos al ver lo que se ponían hace 15 años?

¿Se asombrarán los chicos al ver lo que se ponían hace 15 años?

Por si aún hay algún despistado, TVE se ha encargado de dejarnos bien clarito (en forma de tres documentales y un conciertazo) que ‘Operación Triunfo’ fue todo un fenómeno musical, televisivo e incluso social. Pero no todo lo que nos dejó OT fue bueno. El programa también hizo mucho daño, sobre todo con sus horribles estilismos. Los chicos pusieron de moda varios looks que hoy día no se pondría ni la propia Aramis en una noche de Halloween. Y no, no hablamos solamente del mítico chándal gris con el que Chenoa bajó al portal para pedir respeto, no. El asunto va más allá de un simple look casual para inflarse a helado de chocolate. Y es que la cosa iba de ir bien cómodo, pues los pantalones que muchos chicos llevaban en las míticas galas bien podrían ser una o dos tallas más grandes de las que debían llevar. De hecho hay quien dice que uno de los pantalones de color oscuro de Manu Tenorio se utilizó posteriormente como mantel en una mesa para 26 personas.

La cazadora de cuero siempre ha sido algo básico y recurrente en todo armario pero dudamos que David Bustamante vuelva a ponerse esa chaqueta larga que le llegaba hasta casi las rodillas (si es que Paula no se la ha tirado ya a la basura, cosa que debería). Con ella acudía a muchos eventos pero no era el único cuero que intentó dejar ciego a los fans y hoy día podría ser usada como pérgola en la terraza de su casa. Eurovisión 2002 no fue solo el escenario para que Geno demostrara su dislexia al dar la vuelta, sino para que esta peculiar prenda negra dificultara el movimiento no solo a la canaria, sino también a Gisela y Chenoa en forma de falda. Y lo que no eran faldas pero también era hortera un rato eran los vestidos y camisetas (hay quien cree que eran los mismos vestidos una vez recortados) de terciopelo que se ponía Rosa en algunas galas.

looks-ot

No todo iba a ser cuero y terciopelo, pues los estampados imposibles tuvieron un papel muy importante a principios del 2000 gracias al boom OT. Y es que si los chicos aparecían en alguna gala con una horrible camiseta al día siguiente empezaba a ser tendencia en todos los mercadillos. Por no hablar del jersey con cremalleras (tanto arriba como abajo) o el que simulaba manchas de sangre que bien lució Javián durante su corta estancia. Camisetas sin mangas para ellos, mini tops enseñando ombligo para ellas, cuellos de camisa hacia arriba para todos y hasta mangas con campana (esto ya parecía una broma macabra, más que la del sueño de Resines en ‘Los Serrano’). Todo era moda y bien lo sabían sus estilistas aunque la prenda estrella fue, y siempre lo será, la camiseta blanca con sus fotos que podías acompañar con todo el merchandising que se creó: carpetas, pegatinas, colonias… e incluso discos musicales y todo.

You may also like...

1 Response

  1. JhonyJoe dice:

    Seguro que si miramos nuestras fotos de ese mismo año, nos avergonzaríamos también de nuestro ” estilismo @. Todos tenemos un pasado y no es justo evaluar nada tantos años después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *