IKEA, ESCENARIO DE UN DRAMA

Diseñamos para personas como tú

Una bonita manera de definir una relación. Sí puedo decir claramente que tengo una relación con IKEA. En nuestra primera cita me sentía taaan nerviosa y fuera de lugar (muy Eva Sannum) en ese lugar de quedada tan desconocido para mí y de repente me veo, con los bolsillos llenos de lápices para umpa lumpas, en una especie de sitio que juntaban los escenarios/casas de mis series favoritas (Blossom, ALF, la casa árbol de Pumkie Brewster, Padres Forzosos…).

También puedo decir que en esa primera cita también empezó mi relación amor- odio con Ikea, aniversario que recuerdo cada vez que llega el catálogo. Es más desde esa primera vez que fuimos en familia mi padre no ha vuelto (feliz 20º aniversario).

giphy

Va a ser complicado explicar lo que siento en cada uno de los aniversarios pero me esforzaré. Lo primero es reconocer que mi vida se desarrolla a través del mundo Ikea: la mesa donde escribo este post, donde cuelgo mi ropa, los tuppers que me dan de comer… así que se puede decir que este post es un pos(t)ado-robado. Por este mismo motivo lo odio porque está en muchos de mis traumas:

1.- Colección infantil MAMMUT, lo que parecía un conjunto inocente de mesa y sillas infantiles era el preludio de mi tortura mensual en el dentista. Recuerdo perfectamente esa mesa verde mocos con bastos como patas, donde te ponían unos dientes para colorear (si se suponía que tienen que ser blancos para qué coño lo ponían ¿para qué pintara sarro y caries con 8 años?).

2.- Ikea es foco de conflictos: las veces que he ido, he vivido peleas ajenas, las mías propias e incluso conmigo misma. De repente en Ikea el concepto NECESIDAD es TODO. Si habíamos venido a por una cubertería básica para el apartamento de 40m2 acabamos con una hoja/toldo enorme que era todo menos útil y adulto.

Dicen incluso que Ikea te hace un verdadero test de compatibilidad con tu pareja ya sea porque si juntos podéis montar un muebles es porque sois un buen equipo y después de los mil gritos (e incluso algún lloro) lo habéis conseguido o tu pareja se ha ido de casa. Meetic e Ikea puede ser una buena alianza pues así ves sí los gustos que ha puesto son ciertos o no (niños, cocinar, hacer cosas con las manos…)

Podría asegurar que Ikea es una especie de Show de Truman y nos ven desde que entramos al parking con cara de ilusión, ese primer besito que nos damos antes de pasar las puertas correderas (ay cari que ilusión me hace¡), nos ven sufrir en el “pasillo Adán” sí esa parte de Ikea primera donde se encuentran las manzanas del pecado convertidas en cosas megabaratas y que no puedes pasar a la siguiente fase sino tienes un carrito de ellas (pelapatatas, abridores de latas 1001 velas…) Y desde esas cámaras jugarán a Precio Justo de todas esas familias, parejas, emancipados…que iban a Ikea con la finalidad de gastar poco y de repente están dando junto a la tarjeta de Ikea Family su hígado.

3.- Ikea me acosa. Si suena fuerte pero es que ahí está, mire donde mire, su agente infiltrado, la estantería LACK. Me pregunto si hay algún refrán sueco que diga algo como “ vayas a donde vayas en tu casa pon una Lack” (con pronunciación sueca, rima ). Pues sí la sra Lack la sufro en la oficina, en casa, en casa de amigos, en tiendas…

Y este acoso no tiene muchas luces porque en cuestión de lámparas siempre está la largiducha y poco favorecida lámpara Tulip Sad (nombre de mi cosecha). Lámpara que da luz desagradable y que acaba siendo el cementerio de las moscas.

4.- La realidad: yo veo el catálogo y hay amor a primera vista y me fascina lo que consiguen estos suecos hacer con sus revolucionarios paquetes planos. Pero si los suecos o esos decoradores, que entrevistan en el catálogo con su plus de colorete y pelo desaliñado, vieran lo que los españoles hacen con sus muebles harían un Cuarto Milenio de la decoración. Digo esto porque el que haya hecho tour de búsqueda de casa, habrá visto los estropicios que se puede hacer. Si el catálogo transmite felicidad, alegría, orden y estiloso, llegas a las casas de la vida real y son destartaladas, impersonales, sin sabor y raras: las mesas auxiliares Lack violadas por tanto botellón sufrido sobre esas cuatro patas, las estanterías /nuevas paredes de apartamentos usadas encimas de nuestras posibilidades ( “ La Kallax se vista/tapice de seda Kallax se queda”). No todo es culpa del gusto porque el bolsillo y la caja de Ikea no se llevan de manera espectacular tampoco, es cierto que hay cosas baratas pero te pones a pensar y realmente tienes un taburete escalón al chiquiprecio de 29€ o el famoso carro que te lo vende el Pinterest como el santo grial de la decoración pero es el carro de peluquero de toda la vida a 40€. Cuidado que RASKOG puede ser motivo de disputa. Así que elige bien tu pieza.

Otro dato de la realidad es que la sección DORMITORIOS es irreal ya por el simple hecho que la cabalgata de almohadas es imposible acaso que midas 1,20 o alquiles otra casa para tus almohadas. O en este número de 2017 le ha dado por los doseles de las camas estilo rococó y no sé si es que tendría que haber ido a la sección NEGOCIO, decoración de puticlubs.

Sé que con este post me estoy metiendo con un sagrado de los blogs, revistas o webs pues para eso hay cientos de blogs que se dedican a tunear los muebles IKEA ( tema que daría para otro post y los resultados que he obtenido para un canal de youtube), revistas que te barajean muebles de IKEA con muebles de diseño pero te tienes que quedar con la idea de que si Ikea entra en tu casa la revista irá a redecorar con caros gestos tu vida .Y también me alegro de que haya refugios sociales de muebles de Ikea como concretamente Pikeando y generalmente Wallapop. Pero lo que tienen que premiar e incluso dar el Premio Nobel de la Paz, el día que abrieron el canal de Youtube donde te explican cómo montar los muebles ( ahora volvemos a pelearnos por el aire acondicionado Sí o No).

Hago este post después de estudiarme el catálogo como si mañana fuera a sacar la oposición de auxiliar de Ikea y con sus consecuentes dobleces de hojas para completar mi hoja falsa de la compra de mi futura visita a Ikea.

Ojalá sirva este post para que me inviten a clases magistrales de decoración de IKEA o que se ponga el chamarilero en contacto para llevarse de mis apartamentos los muebles mencionados a lo largo de este post. Quiero acabar este post como he empezado, reconociendo una cosa más: ya estoy esperando el catálogo del 2018.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *