¡CÓMO ESTÁ EL PATIO!

Hola, soy Jose.
Tengo 31 años. Estoy en paro. Estoy soltero. Tengo un gato. Mis características físicas ya las conocéis si me seguís en Instagram (@joseonis), Twitter (@joseonis) o Snapchat (@joseonis). ¿Facilito, no? Presentaciones hechas, vayamos al grano.

He escrito y borrado este texto unas diez veces, porque no sé por dónde empezar. Creo que empezaré diciendo que estoy enfadado. Y decepcionado. Y triste.

Enfadado porque siento rechazo. Pero no me siento rechazado por lo que soy, sino por lo que no soy. Porque si no llevo rosa los miércoles no puedo sentarme con vosotras. Porque soy Homer, y de repente a mi alrededor hay muchos Clubs No Homers.
Y este rechazo me pone en una situación violenta conmigo mismo: Por un lado, como animal social que soy, necesito sentirme parte de un grupo grande, donde sentirme seguro, arropado por mis hermanos y legitimado. Así que instintivamente procuro seguir los dictados y normas que marcan las diferentes hermandades, buscando un sitio en el que encajar. No debe ser difícil, todos estáis en una.
Por otro lado, me cago en mis muertos por tener tan poca personalidad. Por querer formar parte de un club donde gente como yo no es bien recibida. ¡Ahí os jodáis hombre!

Me decepciona que seamos nosotros mismos quienes pongamos la etiqueta en la oreja de la vaca. Señores, estamos trabajando en quitarnos LA GRAN ETIQUETA. ¿De verdad necesitamos clasificarnos como si de un capítulo del Origen de las Especies se tratara? Voy más allá; una vez clasificados sin remedio, es necesario que las diferentes razas de maricón estén separadas? Es que no puede un bear chaser Gaymer murciano beber del mismo agua que un Shaved twink deportista masc de Madrid? ¡Que parecéis bobas!

patio2-001

Todo esto me entristece mucho cuando intento situarme a mí en medio de todo este maremágnum de posibilidades (que no opciones). Si no voy al gimnasio y me gusta más comer que a un tonto un lápiz, no juego al Pokemon Go ni tengo la Ps4, no voy a inauguraciones de galerías de arte con cocktails gratis, no salgo en las fotos con las travestis, no soy travesti, no tengo suficiente barriga para ser bear pero tampoco soy suficientemente delgado ni peludo como para ser otter, no me gusta Eurovisión, no me gusta el electrolatino, NO ME GUSTA BEYONCÉ (omg), y así una lista de cosas…

Entonces, queridos amigos y amigas… ME PUEDE ALGUIEN DECIR CON QUIÉN ME SIENTO EN EL COMEDOR DEL INSTI? Porque me tenéis hasta el coño.

Voy a empezar yo mismo una nueva raza de maricón. Se va a llamar Los Otros. Los que no son nada de lo estipulado, los que invitan en vez de excluir, los que bailan con cualquiera. Estáis todos invitados a quitaros las etiquetas y DESCUBRIROS unos a otros. Basta de endogamias.

Besitos!

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *