12 PERFILES TOPICAZO DE INSTAGRAM

Están entre nosotros. Cuando quieres darte cuenta ya han invadido gran parte de tus novedades en Instagram. Son los posturetas y han venido para quedarse. La red social de fotos que más lo peta ha creado un sinfín de monstruos virtuales que no tienen ningún reparo en definirse dentro de una de las siguientes categorías. Y tú, ¿a qué grupo perteneces?

Los que están ahí para ligar

Suelen manifestarse con selfies semidesnudos o enseñando más de la cuenta. Su intención es provocar cierta excitación en el contrario, aunque en ocasiones no reparen en el ridículo que están haciendo. Bien de escote, bien de abdominales, bien de carne y mal de autoestima. El gimnasio suele ser su escenario favorito aunque no se descartan tampoco los ascensores.

emmastone

Los selfieros

Invaden su red social poco a poco con selfies aunque no te percatas de ello hasta que te metes en su perfil y descubres que en todas sus fotos apare él o ella una y otra vez. La misma postura, en ocasiones hasta el mismo fondo. Día tras día. Suelen dejar ver parte de su habitación aunque no están pendientes del estado de la misma, pues no reparan a ver si está ordenada o no ya que probablemente estén más centrados en poner ese filtro que embellece la imagen o simplemente su ego no les permita caer en que alguien vaya a fijarse en que hay algo más allá de su careto. El dormitorio, una calle cualquiera, la cola del Primark, los vestuarios del gimnasio, cualquier escenario parece animar a hacerse una foto.

Las morritos

Suelen ser chicas que han optado por una pose que creen hacerles sexy. Consiste en colocar los labios como si estuvieran dando un beso de forma exagerada y lo emplean para todo tipo de fotos: en casa, de fiesta, de viaje… Destacan porque cuando el resto de las personas posa de forma natural, ‘la morritos’ hace alarde de su sensualidad añadiendo glamour a la instantánea (ya lo peta si flexiona las rodillas y saca un poquito el culete). Cuando se juntan varias amigas haciendo este gesto es imposible distinguirlas.

El del dedo hacia arriba

Suele ser amigo de ‘la morritos’ y se caracteriza por no saber qué hacer con ciertas partes de su cuerpo a la hora de posar, posiblemente por cierta timidez. Esto se manifiesta en el levantamiento del dedo pulgar mientras se deja el resto de la mano en puño, creando así el símbolo del ‘OK’. Estas fotos suelen verse sobre todo en ellos cuando posan con un jugador de fútbol al que admiran o simplemente cuando quieren hacer ver a sus seguidores que ‘todo está guay por aquí, chicos’.

newgirl

Los de frases intensas

No suelen publicar fotos de uno/a mismo/a pues le van las imágenes con frases intensas como “la pasión por lo que haces te hará entender que los límites son mentales” o “vale la pena luchar por lo que vale la pena tener”. En ocasiones estas frases suelen ser indirectas hacia una ex pareja o a una antigua amistad que le traicionó en el pasado pero a la cual no se atreven a decir lo que sienten (y encima como ya no emiten ‘El diario de Patricia’ pues tiene que sacar la mierda por algún lado). No confundir este perfil con el de…

Los de textos intensos que nada tienen que ver con la foto

A diferencia del anterior, el texto intenso suele ir en la descripción de la fotografía, la cual puede ser de un paisaje, un selfie o incluso algo abstracto. El amago de novela que publican las personas que se esconden tras este perfil suelen pensar que la gente tiene una hora al día para emplearla en leer todo lo que ha escrito junto a la foto que nada tiene que ver con lo que nos están contando. O quizás sí, no se. Nunca llegué a leer el texto entero, sinceramente.

El buenos días

Suelen engañar a sus seguidores haciéndoles creer que se acaban de despertar cuando en realidad llevan horas intentándose hacer un selfie aceptable. Pero no cuela. Suelen aparecer en la cama con o sin ropa y en extrañas posiciones. Yo sinceramente, lo último que me apetece nada más despertar es sacarme una foto sonriendo, con el brazo tras la cabeza o colocando la cámara en el techo para que se vea un bonito juego de sábanas que me tapa mis partes nobles. Seré raro, no sé… Suelen ser los mismos que pertenecen a otra categoría similar, ‘los buenas noches’, que se despiden de sus followers con una foto en la que aparecen dormidos ¡pero cuidado! ¡Es una trampa! Normalmente ni están dormidos ni se suelen ir a dormir hasta horas más tarde.

El enfermero sexy

Es una nueva especie híbrido de los selfieros y los que están ahí para ligar. Son fáciles de identificar porque se manifiestan con autofotos en su lugar de trabajo, con el uniforme del hospital y con frases como “de guardia”, “toda la noche en vela” o “me aburro“. Llaman la atención de sus seguidores tirando del tópico de ‘enfermero sexy’ pero sinceramente, preferiría que me atendiera un profesional que no dedique sus guardias a autofotografiarse.

Los que dan envidia con los viajes

Intentar dar envidia a los demás con las cosas que haces es algo natural e innato en el ser humano. Pero poner los dientes largos a tus seguidores con los sitios que visitas es de tener muy mala leche. Una cascada impresionante que no necesita filtros, un paseo por el desierto a lomos de un camello (de cuatro patas), una isla paradisíaca de agua cristalina… todo está fotografiado al milímetro para acompañarlo con los hastags: #pasándolomal #amezingviews o #vacaciones.

giphy-1

Los que solo comen

Hay perfiles que bien podrían administrarlos una hamburguesa o un mono hambriento, pues nunca llegarás a conocer la identidad del susodicho. Si el anterior perfil daba envidia con los lugares más recónditos del mundo, en esta ocasión se juega con la comida para despertar la envidia y el interés de sus seguidores, aunque sea un choricillo a la barbacoa. Con un buen ‘filtro Valencia’ la cosa cambia.

Los que nunca miran a cámara

No. No penséis que el fotógrafo está sacando una foto casual de fotografiado porque esa pose mirando al horizonte mientras se cone cara de estar oliendo caca está más que estudiada. Puede cambiar el fondo (aunque predominan los paisajes naturales) e incluso la pose (de pie apoyado sobre una vaya, de espaldas o incluso sentado con una pierna doblada) pero la intensidad es la misma.

Los deportistas

Es muy fácil identificarles y suelen ser los más odiados básicamente porque aparecen sin ningún signo de cansancio en sus caras tras haber salido a correr. Más que un perfil de Instagram parece un diario deportivo donde no faltan las fotos a las zapatillas nuevas (especiales para correr), selfies enseñando musculito y complicados vídeos sobre una bicicleta.

basket

PD: Os dejo ya que voy a subir a Instagram una foto de mi mismo escribiendo este artículo #writer #newarticulo #haulmag #instaselfie #vsco #lafotodeldia #vengaunbesichicos

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *