Maluma | Haul
Maluma | Haul

MALUMA Y EL MACHISMO

Juan Luis Londoño Arias, alias Maluma, la ha liado. Su nuevo “éxito” musical, Cuatro Babys tiene una letra muy peculiar que ha sido etiquetada como machista.

Estoy enamorado de 4 babies. Siempre me dan lo que quiero, chingan cuando yo les digo. Ninguna me pone pero dos son casadas, hay una soltera, la otra medio psico y si no la llamo se desespera.

Pero la letra no es lo único que ha indignado al mundo. El videoclip también se las trae. En él, la mujer es transformada en una especie de elemento de atrezzo, bien pintarrajeada y decorada con cadenas y maquillajes extraños. Los niveles de irritación han llegado a tal punto que hay un Change.org para que se retire el vídeo. Según recogen en la plataforma, los impulsores de la queja defienden que “La figura de la mujer aparece representada como un ente sin poder de decisión, que únicamente existe para complacer las necesidades físicas de un grupo de viriles muchachotes con dinero”. Además, añaden que ellas “son elegidas única y exclusivamente por sus virtudes sexuales”.

Maluma | Haul

Maluma, de latin lover a loser en cuestión de semanas

El de Maluma no es el primer caso

Es cierto que siempre que se habla de reggaetón siempre sale alguien a decir que todas las canciones son machistas. Pero eso no es del todo cierto, porque hay canciones para todos los gustos. Sí que la mujer es siempre el tema central de casi todas las canciones de este género, aunque no todas dejan a las mujeres por los suelos. Pero claro, si una canción de reggaetón resulta tener una letra machista y un videoclip aún peor, es fácil extender la etiqueta al resto del género.

Vamos a ver otras letras que también podrían haber indignado a la gente:

  1. Malú, Toda. “Toda, de arriba abajo. Toda, entera y tuya. Toda, aunque mi vida corra peligro. Tuya toda, decente y de repente. Toda, desesperadamente, toda, haz todo lo que sueñas conmigo”. Todos hemos cantado esta canción a gritos desesperados, pero si paras a escuchar la letra, quedas espeluznado.
  2. Mocedades, Tómame o déjame. “Tú me admiras porque callo y miro al cielo”. Una canción sobre una infidelidad que cuenta que la esposa sigue siendo adorable porque no dice nada. La mujer sumisa, que calla ante las idioteces de su marido. Estupendo. Sí, es una canción muy vieja y estoy analizando con la perspectiva del tiempo, pero igualmente reproduce unos esquemas que ya no nos son útiles.
  3. Sara Montiel, Es mi hombre. Otra como la anterior, es una canción vieja pero que causó mucho revuelo el año pasado: Falete la cantó en Tu Cara Me Suena y cuando llegó la frase “si me pega me da igual”, las redes se volvieron locas. Normal.
  4. Alberto Gambino, La Purpurina. “Ya nada te para, destrozas mi cama. Hoy me gustas, nena, ya veremos mañana”. Esta canción tiene más detractores e incluso tengo amigxs que se niegan a bailarla cuando suena en la discoteca (sí, sigue sonando). Igualmente, señor Gambino, esta canción es indignante del primer verso al último.
  5. Robin Thicke, Blurred Lines. Toda la canción es ya una aberración. Sigo sin entender cómo llegó a ser un éxito con el vídeo tan denigrante que acompaña la canción. Y ya terminaron de rematar la jugada con la desgraciadamente mítica actuación con Miley.
  6. Podría seguir hasta la saciedad, pero creo que con estos ejemplos ha quedado ya claro lo que quiero explicar.

Maluma la ha liado. No debe publicar una canción así en 2016 y esperar que nadie se le eche encima. Los cantantes, quieran o no, son modelos de conducta y necesitan demostrar actitudes saludables en todos los sentidos. Necesitamos que defiendan los valores de una sociedad que progresa, que mira hacia el futuro. No necesitamos letras como “la primera se desespera, se encojona si se lo echo afuera”. ¿Alguien se imagina a Bisbal cantando esto? Normal, él aún tiene un poco de decencia.

Xavier Rodríguez

Written by

Zurdo de nacimiento. Melómano por necesidad. Comunicador por vocación. Se me fue la pinza y tengo un canal de Youtube donde explico mis miserias.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *