SOY HIJO DE MADRE SOLTERA, ¿Y QUÉ?

En pleno siglo XXI se siguen replanteando cuestiones como que un niño necesita dos referentes paternales – no entro en madre/padre, madre/madre o padre/padre porque con eso tendría para 30 artículos – o el por qué una madre es soltera o no. Simplemente asqueroso. No solamente por los tintes machistas que inundan todos estos comentarios, sino también por la tremenda hipocresía que muestran al hacer todas estas puntualizaciones en un país que cada día sufre más divorcios, más separaciones, y menos natalidad. Y claro, si una mujer queda embarazada – por error de quien sea – y la persona que pone los espermatozoides – no, no pienso denominarlo padre – decide no responsabilizarse, tampoco estamos en un país que vea con buen ojo el aborto. ¿Entonces qué hacemos con este choque de ideas? Muy sencillo: dejemos vivir a cada uno como pueda y quiera siempre que a ti no te afecte de manera directa. Punto.

Porque aquí el que escribe es hijo de madre soltera. Y sí, he podido tener algún tipo de carencia que en el mismo momento se me ha visto solventada. Porque he tenido que ver como, con cara de lástima, se compadecían de mi por no tener un referente paterno, en vez de alegrarse por tener una madre que no ha hecho que sufra esa diferencia con lo que comúnmente – y mal llamado – se llama familia ‘tradicional’. Mi madre ha tenido que sufrir discriminaciones de cualquier tipo de institución – no querían bautizarme por el simple hecho de no tener padre reconocido -. Se le ha cuestionado por cosas como Servicios Sociales, que no consideraban que pudiera cuidarme con normalidad. Y no, no tengo ningún tipo de trauma. No vivo pensando en quién será mi padre porque he tenido una madre que ha ejercido ambos roles. De pequeño inventaba historias para contar la ubicación de mi padre – desde el Polo Norte hasta compañero de Curro, el del Caribe, guiño para nostálgicos -. Y de todo eso hace ya más de 24 años. La pena es que hoy en día sigue siendo exactamente igual. Desde mi posición, y desde la de mi madre, el asunto no ha cambiado demasiado.

Porque seguimos viendo temerosos cómo una mujer decide ser madre soltera. Pensamos en el niño y en su futuro cuando ni si quiera ha nacido, cuando aún no se le ha dado la oportunidad a esa madre de ejercer como tal. Entendemos que teniendo dos figuras en casa un niño va a salir mucho más educado, responsable y, sobre todo, buen ciudadano. Por esa regla de tres, las personas asesinas, los violadores, los políticos que día tras día corrompen cada vez más el mundo, y así un largo etcétera … son hijos de familias de una sola figura. No ha sido una única vez, sino varias, las veces que he oído – no escuchado – cómo me decían que seguramente fuese homosexual por el simple hecho de haber tenido madre solamente. Qué queréis que os diga, si ese es realmente el motivo, odio sobremanera que hagan esa connotación. Podemos meter en el apartado anterior también a aquellos que no tengan una identidad sexual que se corresponda con la heterosexual. Por tanto, entre unas cosas y otras, al final no nos va a quedar población que se corresponda con el modelo familiar por excelencia.

A ver si de una vez por todas nos centramos en tomar medidas de educación sexual, no para evitar la soltería en la maternidad o paternidad, ojo. Sino para hacer responsables sexualmente a las personas, y que se eviten situaciones como que una mujer  tenga que quedarse sola un embarazo y que en la mayoría de los casos no cuenten con el apoyo de sus familias, amigos o personas más allegadas. No se trata de evitar la familia de una sola figura, se trata de respetar las decisiones de las personas y educar a los niños desde pequeños con un razonamiento sexual mucho más amplio, para que entiendan que lo que importa es el cariño y el respeto que se le inculque a una persona desde recién nacida, y no cuantas personas sean la que lo hagan. Porque si una mujer toma esa decisión – igual de respetable para el que escribe que la de interrumpir un embarazo – nadie en este mundo es quién para juzgarlo. En vez de fomentarlo en España, intentamos darle una connotación negativa que huele a casposidad franquista. Porque si queremos evitar abortos, y queremos evitar rupturas de modelos tradicionales, tampoco damos pie a que medidas como la Gestación Subrogada – mal llamada así, puesto que en EEUU SÍ que es subrogada por el carácter privado sanitario y aquí en España no habría prácticamente que desembolsar nada – sirvan para que una persona recién nacida pueda serlo y recibir el cariño de una familia tradicional – o no – que realmente quiera encargarse de  su cuidado y manutención.

No sé qué queréis que os diga, pero no soy asesino, no soy violador, no tengo antecedentes penales, he estudiado, he trabajado y he sido muy consciente de las limitaciones económicas que supone que una sola persona se haga cargo de un hijo. Y no, no estoy traumatizado, no he tenido carencias afectivas y estoy tremendamente orgulloso de la madre que me parió. Seguramente no tendré vida para agradecerle todo lo que ha hecho por mí, pero en mi casa sí que he respirado amor. He respirado respeto, cariño, y mucha pasión por mi educación. Y no, los problemas que había en casa no se quedaban dentro para fuera mostrar la cara más amable, básicamente porque no había problemas. Porque el simple hecho de que mi madre hoy en día sea una amiga y compañera demuestra que jamás he sufrido el no tener padre. Porque los dos nos reímos de nuestra situación, y no esperamos a que nadie haga el comentario peyorativo. Y si lo hace, está claro que en su casa, la del ‘modelo tradicional’, sí que hay problemas, sí que hay faltas de respeto, y educación, ninguna.

(Este artículo va dedicado a mi madre, que me crio sola, y ha hecho que cada día me sienta más orgulloso de ella. Feliz cumpleaños, mamá)

David Marañon

Written by

De pequeño no sabía lo que quería ser, lo único que hacía era no perder el tiempo. Con casi 25 años actúo igual, sin profesión fija pero con ganas de hacer cualquier cosa.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *