CONSEJITOS PARA SOBREVIVIR A 2017 SI NO TIENES DÓNDE CAERTE MUERTO

nota: si ha sido premiada/o con el Gordo de la Lotería no siga leyendo

Si, por el contrario, continúas siendo más pobre que las ratas, ¡bienvenido!, este artículo está especialmente dirigido a ti.

Seamos honestos, 2016 ha sido un año duro, difícil, complicado, complejo, vamos, un año de mierda. Y al igual que otros aspectos de nuestra vida, la economía también se ha visto resentida, sobre todo en los meses finales del año con los gastos de última hora, las navidades, las cenas de empresa, los amigos invisibles, Papá Noel, los Reyes Magos –también para los republicanos, que de estos reyes no nos libramos– y un largo etcétera patrocinado por Ikea y El Corte Inglés. En definitiva, hemos sufrido un dolor muy agudo en nuestro bolsillo y, como decía Bree Van de Kamp, “the best is yet to come”.

Porque sí, llega 2017 y, con él, la cuesta de enero. Así, de primeras, sin anestesia, del tirón: más recibos, facturas, hipotecas, préstamos, cumpleaños, fines de semana, compromisos ineludibles, bodas, viajes, y divertimentos varios que prometen agujerearnos el monedero y, ya de paso, taladrarnos hasta el hueso. ¿Qué podemos hacer contra ello con un sueldo mensual –en los mejores casos– inferior a los mil euros?

Pues como si de un Moisés del siglo XXI fuese, os traigo los diez mandamientos que habréis de cumplir a rajatabla para sobrevivir al año entrante y que no acabéis sin pelo, sin dientes, y cantando ‘I dreamed a dream’ en alguna esquina de Francia.

1. AMARÁS EL 2X1 SOBRE TODAS LAS COSAS

Y es que, quién no ha llorado de la emoción cuando, ante la indecisión de dónde cenar, un amigo ha recordado que no es fin de semana ¡y que tiene 2×1 en VIPS! Y quien habla de VIPS habla del 2×1 del Carrefour, Alcampo u otras superficies comerciales que nos hacen la vida más sencilla, más agradable y, sobre todo, más barata. Nunca menospreciéis el poder del 2×1, que además tiene ese don de afianzar amistades y crear vivencias inolvidables. Hacerlo sería pecado mortal.

2. NO GASTARÁS LOS CÉNTIMOS EN VANO

Una de las normas no escritas más importantes de estos mandamientos es que nunca jamás gastes dos céntimos más en una bolsa de plástico del Mercadona. ¡Reutiliza! O adquiere una más grande y resistente que puedas usar más veces, smart thinking my friend. Y todos esos centimillos que tienes por las cajoneras, armarios y recodos de casa, prueba a recolectarlos un día, alguna sorpresilla en forma de euro puede caer. Y al ritmo que va la Bolsa, cada euro cuenta.

3. SANTIFICARÁS LOS MIÉRCOLES

Los miércoles son los nuevos viernes. Todo el mundo lo sabe, por mucho que nos pese –y nos pesen los párpados el jueves por la mañana–, pero los miércoles son más baratos. Día del espectador, montaditos a un euro… tus ociosos planes habrán de pasarse al glorioso día del señor ahorro. (No es tan malo, así aprovechas y el viernes te quedas a ver ‘Tu Cara Me Suena’, o ‘Sálvame’, lo que más gustes).

4. GORRONEARÁS A TU MADRE Y A TU PADRE

Dicen que padres solo hay dos, pues habrá que aprovecharlos bien. Tanto si vives con ellos como si vives solo es imperativo sacar partido de los progenitores: déjales caer los gastos imprevistos o extras que tienes, por si acaso se apiadan y deciden echarte un cable; trata de comer en su casa al menos una vez a la semana, un gasto que te quitas y encima se piensan que lo haces porque les echas de menos; si tienes hermanos, trata de compartir con ellos algún capricho, como Netflix. Y, sobre todo, bendice los tuppers de tu madre. Saben a gloria y no cuestan ni un duro.

5. NO INVITARÁS

Si hay algo muy castizo y muy español es la chulería, la prepotencia y el aparentar. Cariño, let’s get real, eres pobre y no tienes dónde caerte muerta. Así que queda terminantemente prohibido hacer halago de idiotez supina e invitar a los amigos, los novios o los rollos a tomar nada. Primero, si lo propones, tendrás que acabar haciéndolo. Segundo, te va a costar un ojo de la cara y la gente se acostumbra rápido a lo bueno, así que seguirás haciéndolo. Tercero, quedar bien cuesta caro, y no está la cosa para muchos lujos.

6. NO COMETERÁS GASTOS IMPUROS

Los caprichos, lujos y chuminadas en general están prohibidos. Ese café de Starbucks a media tarde, el bollito de la Mallorquina, o las copas en la discoteca. Nada de gimnasios, que correr por la calle sale gratis. Y recordad que lo austero está de moda –pensad en cuántas veces habló de ello Rajoy en la anterior legislatura–, reciclad los culos de las botellas de litro que bebáis en los botellones dentro de casa, haceos aliados de las marcas blancas y del café hecho con amor y paciencia en la cafetera de vuestra casa. Quién sabe, quizá así os podáis ir a algún albergue este verano.

7. NO ROBARÁS. USARÁS EL SERVICIO DE CAMBIOS Y DEVOLUCIONES

¿Qué mejor invento ha traído el consumismo que las políticas de cambios y devoluciones? Si algún día te sientes débil y caes en la tentación de los gastos impuros. ¡No pasa nada! Siempre podrás devolverlo o cambiarlo por algo más útil. Eso sí, ten precaución de no manchar nada ni de perder los tickets, no sea que te quedes compuesto, con artículo, y sin dinero.

8. NO DARÁS PASOS EN FALSO. DARÁS EL BRAGUETAZO

Una vía de escape para tu 2017 puede ser dar el braguetazo del siglo. Sí, es difícil, pero no imposible. Si las Kardashian pudieron, ¿por qué tú no? Simplemente busca un buen mozo o moza y asegúrate de que tenga tierras. La labranza puede ser tu futuro.

9. NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS NI COMENTARIOS TÓXICOS

Lo más importante, aléjate de esas malas personas que nacieron con dinero o con la suerte de tener un sueldo digno. No son de fiar, y nada más que te harán sentir mal por no poder gastar el suficiente dinero. Huye de ellos como de la peste. Tampoco te juntes con aquellos que hayan ganado algo en la Lotería, les puedes poner un par de velas negras.

10. NO CODICIARÁS LOS BIENES AJENOS, LOS TOMARÁS PRESTADOS

¿Para qué están los amigos si no es para dejarte esa falda tan mona que han podido comprarse y que tú ni haciendo horas extra de por vida podrías permitirte? La envidia es malísima, deja el cutis hecho polvo, por ello no codicies lo que tienen los demás, cógelo prestado y ya se lo devolverás cuando no te haga falta. Si algo nos ha enseñado la televisión es que hay que ser solidarios, y a ti te vendría genial esa solidaridad. Eso sí, el decoro es otra norma no escrita, hazlo con cabeza, no acabes con todas las pertenencias de tu “vecinito” en tu casa.

You may also like...

1 Response

  1. Each commandment will help us to live the day with the benefit and interest. We should not waste our time in useless business.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *